Historia

Carta de población

1616, 13-XI Lucena Carta de población otorgada al lugar de Lucena por el conde de Aranda.
A. H. P. Z. Casa Ducal de Híjar. Sala 1, leg. 301. Copia de 1842. Sin foliar.
In Dei nomine. Amen. Sea a todos manifiesto que en el año contado de el nacimiento de Nuestro Señor Jesucrito mil seiscientos y diez y seis, dia, es a saber, que se contaba a trece dias del mes de noviembre, en el lugar de Lucena ante la presencia del ilustrisimo señor don Antonio Ximenez de Urrea, conde de Aranda, parecieron y fueron personalmente constituidos Salvador de Maluenda, Miguel Ruiz, Franciso Garcia, Domingo Rodrigo, Juan Ararruedot, Francisco de Llorena, Hernando de Llorena y Anton Dures, vecinos del dicho lugar de Lucena, los quales dixeron que deseosos de ser vasallos firmes de un tan grande señor y principe, como es su ilustrisima, habian venido a poblar el dicho lugar y, como fieles vasallos, a acudir en todo y por todo al servicio de su ilustrisima y que ansi le suplicaban fuese servido admitirlos por vasallos y pobladores de el dicho lugar y hazelles merced para poder vivir en paz y en servicio de Dios Nuestro Señor y de Su Ilustrisima les diese lo primero leyes y ordinaciones para saber lo que han de hacer y para saverse governar.
Y lo segundo les hiciese merced de darles las casas, huertos, vinas y campos y los montes blancos del dicho lugar de Lucena con aquellos treudos perpetuos, pactos, condiciones y conciertos que su illustrisima fuese servido y gustase. Y viendo Su Ilustrisima su buen deseo y el amor que mostraban de acudir a su servicio, como fieles vasallos, les dio y hizo merced de lo infrascrypto y siguiente: Amados y fieles vasallos, los estatutos y ordinaciones que os doy de presente y los que hago merced, con lo qual vivais vosotros y vuestros sucesores en dicho mi lugar de Lucena, son como siguen:

Primeramente os doy y hago merced de los montes blancos de el dicho lugar para que aquellos los podais gozar y pacer con vuestros ganados gruesos y menudos y que en ellos podais sembrar con esto que de lo que en ellos cogieris seais obligados pagar a mi y a mis sucesores de ocho, uno. Y a esa mesma razon seais obligados pagar de la cria de el ganado y cabras. El qual dicho ocheno, de lo que en dichos montes sembrareis, seais obligados ponerlo limpio en el granero de la mi dominicatura de el dicho lugar de Lucena. Y el ocheno de las crias de lanio y cabrio lo hayais de pagar por el dia de Santa Cruz de mayo, llamando a mi colector que baya a contar como es costumbre.
Ittem os hago merced de las casas con los treudos perpetuos que se han de cargar en las antipocas, que en razon de ellos se han de hacer, con cargo de comiso, luismo y fadiga y las demas condiciones tributarias.
Ittem de toda la tierra blanca, huertos y viñas de las huertas me hayais de pagar en cada un año de cada cahiz de tierra de veinte quartales, es a saber, en la partida de Entrambas Cequias arroba de cinco anegas de trigo y en las demas partidas arroba de tres anegas de trigo de treudo perpetuo, limpio y puesto en mi granero a vuestras costas y con comiso, luismo y fadiga y las demas cargas y condiciones tributarias.
Ittem, deseando subenir a algunas de las necesidades que teneis, os hago merced de imposaros un derecho de que hayais de pagar de todas las semillas, que sembrareis en la huerta de el dicho mi lugar de Lucena, despues de haberme pagado mis derechos, de treinta ubas, una, y de treinta cargas, una. Y al mismo respecto de los ganados menudos despues de haberme pagado mis derechos; y aunque todo lo que procediere de dicho treinteno pudiera tomallo a mi mano, como bienes profanos y cosa mia propia, os lo aplico y de ello hos hago merced para que acudais a las necesidades de la yglesia de el dicho mi lugar de Lucera y para que las cosas de el servicio del culto divino se hagan con la decencia que es justo para que Dios Nuestro Señor quede servido. Y ansi mesmo acudais a las necesidades que en dicho lugar habra, quiero y es mi voluntad que, para recoger dicho treinteno y que esto se gaste con cuenta y racon, tengais obligacion de nombrar una persona en cada un año para que se recaude y tenga en su poder lo que procediere de dicho treinteno. Yde ello haya de dar cuenta a nuestro alcayde y oficiales para que conste lo procedido de dicho treinteno y de la manera que se habra gastado. En lo qual no pueda interponerse ninguna persona eclesiastica ni seglar para coger a su mano dicho treinteno ni menos impidir cuenta en el como se ha de gastar y espedir. Y si acaeciere interponerse, como dicho es, a este ahora para entonces y desde entonces para ahora, aplico y vuelbo a mi dominicatura y mayorazgo dicho treinteno como bienes profanos y cosa mia propia. Y en tal caso quiero y es mi voluntad no se haga mas racon de el presente acto en quanto a este capitulo que si fecho ni otorgado hubiera sido, quedando lo demas en su fuerza, eficacia y valor, pues esto lo hago solo por subenir dichas necesidades y por haceros merced.

Ittem por cuanto para el servicio de Dios y buen govierno de el dicho rni lugar es bien que haya justicia y jurado, que lo rijan y gobiernen. Y estos que bayan por nominacion o inseculacion y estraccion, lo mandare hacer como en otras villas y lugares mios. Y que los saqueis en cada un año en Navidad y me lleveis la memoria a donde yo estubiere o mis succesores con el presente ordinario de señor, que acostumbrais darme en cada un año en dicho tiempo.
Ittem reservo para mi y a mis succesores, señores que seran de el dicho mi lugar de Lucena, el horno y todos los demas drechos, rentas y cosas tocantes a la dominicatura de aquella de que aqui no se hace mencion ni os hago merced de ellos.
Ittem os hago merced que podais cazar en los montes blancos y esto se entiende en los tiempos y con las cosas que conforme a fuero se puede cazar.
Ittem que me hayais de pagar de el pan que cociereis en el horno de el dicho lugar de Lucena, conforme a la costumbre que es de veinte panes, un pan. Y que a esa razon se pague de todo el pan, que se cociere en dicho horno.
Ittem que tengais obligacion de haber de ir a moler todos los vecinos de el dicho mi lugar de Lucena a el molino de la mi villa de Epila y pagar alli lo acostumbrado por derecho de maquila. Y el que lo contrario hiciere y se fuere a moler a otro molino tenga de pena el pan, que llevare a moler, perdido.
Ittem que ninguno de los vecinos, que ahora sois o por tiempo sereis, ni vuestros succesores ni los suyos no pueden gozar de la hacienda y bienes, que os hago merced, sino que sea residiendo y viviendo en dicho mi lugar de Lucena.
Ittem teniendo y cumpliendo vosotros y vuestros successores, lo que aqui se os ordena y manda, no os impondré yo ni mis successores imposicion ni derecho alguno mas de los que de presente hay en dicho lugar de Lucena sobre las haciendas de que os tengo hecha merced.
Todo lo qual fue por mi leido en presencia de testigos. Y todos los sobredichos arriba nombrados, con grande amor y hacimiento de gracias, recivieron la merced que su illustrisima les hace. Y lo reconocieron y confesaron por verdadero señor temporal suyo, ofreciendole, como se lo ofrecieron por ellos y por sus succesores, de serbir y que serviran a su señoria ilustrisima con todo amor, fidelidad y reberencia tal qual se debe a señor temporal por buenos, fieles y leales vasallos. Y en particular de guardar y que guardaran y cumpliran las leyes y ordinaciones arriba insertas a ellos dadas como y de la forma y manera que en ello se contiene. Yen señal de amor y en cumplimiento de todas las sobredichas cosas y de lo arriba dicho, los dichos y arriba nombrados, uno despues de otro, por sí y por sus succesores, presentes, absentes y advenideros, poniendose de rodillas ante su señoria ilustrisima, la prestaron los homenages y juramentos por Dios sobre la Cruz y Santos Quatro Evangelios, prestado en manos y poder de su ilustrisima de fidelidad, que a verdadero señor temporal suyo deben y son tenidos prestar sus vasallos debajo de las penas de el fuero so la rubrica "De peniis vasallorum rebeliioni" y otras segun los Fueros y Observancias de el presente reyno de Aragon.

De las quales cosas y de cada una de ellas a conserbacion de el derecho de quien es o ser puede, interese en lo venidero, el dicho iIlustrísimo señor conde, mi señor, mandó y todos los demás requirieron por mí, Belenguer de Arbues, notario, serles hecho el presente acto publico, uno y muchos y tantos quantos necesarios seran. A lo qual fueron presentes por testigos, llamados y rogados, don Juan de Mazas y Domingo Latorre, criados de su ilustrisima, estantes de presente en el lugar de Lucena y habitantes en la villa de Epila.
Si [signo] no de mi Belenguer de Arbues, habitante en la villa de Epila y por autoridad real por todo el reyno de Aragon publico notario que a las sobredichas cosas juntamente con los testigos arriba nombrados presente fui, escrivi et cerre.

Lucena y Berbedel en el diccionario Madoz

LUCENA DE JALON: l. con ayunt. en la prov., aud. terr. y dióc. de Zaragoza (8 leg.), c. g. de Aragón, part. jud. de La Almunia (2): sit. sobre una pequeña colina en la ribera der. del r. Jalón; le baten todos los vientos, y su clima es templado y saludable: siendo las enfermedades más comunes calenturas inflamatorias e intermitentes. Tiene 50 casas inclusa la del ayunt.; escuela de niños retribuida por los mismos; igl. parr. (San Antonio de Padua), de entrada, servida por un cura de patronato del Sr. duque de Hijar por el condado de Aranda, y un cementerio fuera del pueblo, a la dist. de 1/4 de leg. al SE. Confina el térm por N. con el de Berbedel; E. La Muela, S. Calatorao, y O. Salillas: su extensión será de 1/4 de leg. de N. a S., y 1/2 de E. a O. En su radio de encuentra una deh. propia del conde de Aranda, y por su parte occidental corre el r. Jalón, donde no hay puente de ninguna clase, aunque se pasa a vado.
El terreno es de buena calidad y produce trigo, cebada, lino, cáñamo, ajos, patatas, legumbres y hortalizas; hay caza de liebres y conejos.
Los caminos conducen a Epila, La Muela, Calatorao y Salillas, y su estado es regular.
El correo se recibe de La Almunia 3 veces a la semana.
INDUSTRIA: la agrícola.
POBLACIÓN: 48 vec., 201 alm.
CAPITAL PRODUCIDO: 120.032 rs.
IMPUESTOS: 7.500. contr. 2.946.

BERBEDEL antes BERBEL: l. con ayunt. de la prov., aud. terr., c. g. y dióc. de Zaragoza (7 leg.), part. jud. y adm. de rent. de la Almunia (2). SIT. en llano en medio de la huerta con buena ventilación y clima templado y saludable, siendo las fiebres intermitentes las enfermedades que se padecen por lo común: tiene 11 casas, una igl. parr. aneja de la del l.de Salillas y una escuela de primeras letras dotada por el conde de Berbedel con 1.200 rs. a la que asisten 3 o 4 niños. El térm. confina con Lucena (1/2 cuarto de hora), Salillas(1), Epila (1/2) y Calatorao (1). El terreno es llano y de muy buena calidad; comprende una dehesa de romeros y ginertas de una leg. de circunferencia, y la baña el r. Jalón de cuyas aguas se surten los vec. para beber y demás usos domésticos.
CAMINOS: cruza el térm. el que conduce de Navarra a Valencia que se halla en buen estado; los demás son locales.
CORREOS: se reciben de la adm. de la Almunia los martes, jueves y domingos por la mañana despachándose los mismos días por la tarde.
PRODUCCIÓN: trigo, cebada, vino e hilarza, y cria pesaca de anguilas y barbos.
COMERCIO: la exportación de trigo y cebada e importación de los art. que hacen falta en el pueblo.
POBLACIÓN: 12 vec., 57 alm.
CONTRIBUCIÓN: 3.908 rs. con 12 mrs.

Carta de población otorgada al lugar de Lucena por el conde de Aranda.

El Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar fue editado por Pascual Madoz en 16 volúmenes (Madrid, 1845-1850). Esta obra supuso un trabajo sin precedentes, en el que se hace referencia a todas las localidades de España.
Según el propio Pascual Madoz, licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y que llegó a ser presidente del Congreso y Ministro de Hacienda, para terminar este diccionario, necesitó 15 años, 11 meses y 7 días.

Ayuntamiento de Lucena de Jalón · Tlf./Fax. 976 607 466 · C/ San Antonio 1 · 50294 · Lucena de Jalón (Zaragoza)

IndexEstudio